Noti Salud

Intoxicación por monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso, que se mezcla totalmente con el aire, y es difícil de reconocer. No tiene olor, ni color, ni sabor y no irrita los ojos ni la nariz. Se propaga rápidamente y puede provocar la muerte en sólo quince minutos.

¿Cómo podés intoxicarte?
Por falta de ventilación cuando se calefacciona el ambiente con estufas a kerosén o gas, o con hornallas.
Por encendido de fuego (con carbón, leña, madera, papel, etc.) en lugares totalmente cerrados.
Por mal estado de las instalaciones.
Por conductos de salida de gas tapados.
Por calefones y estufas en lugares inadecuados

¿Cuándo sospechar una intoxicación?
Cuando una o varias personas que estuvieron en un ambiente cerrado presentan al mismo tiempo: Dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, pérdida del conocimiento, convulsiones, dolor de pecho o palpitaciones.

¿Qué hacer?
- Retirar a la persona del lugar contaminado con el gas.
- Hacerla respirar aire fresco
- Llevarla urgente al Centro de salud más cercano, aunque haya recuperado el conocimiento.

PARA EVITAR ACCIDENTES
DEJAR SIEMPRE UN ESPACIO ABIERTO POR DONDE SE RENUEVE LOS AIRES.
RESPETAR LAS NORMAS DE INSTALACIóN DE GAS.
REVISAR PERIóDICAMENTE LOS ARTEFACTOS: ATENDER A MANCHAS, TIZNADO O DECOLORACIóN, TAMBIéN EN SUS CONDUCTOS DE EVACUACIóN O ALREDEDOR DE ELLOS.
ANTE LLAMA DE COLOR NARANJA: APAGAR EL ARTEFACTO Y HACERLO REVISAR.

EN CASO DE URGENCIA
Centro de información, asesoramiento y asistencia toxicológica
0800 333 0160
0800 222 9911
Ente Nacional Regular del Gas


Prevención

OSEN