Noti Salud

El sobrepeso puede provocar daños a largo plazo en los huesos y articulaciones

Las rodillas, los tobillos y los pies, responsables de soportar el peso del cuerpo, suelen ser las partes más damnificadas. Dado que éstas terminan de constituir su forma definitiva entre los 14 y los 17 años, en este lapso es especialmente importante cuidar el peso.

El sobrepeso es una condición peligrosa en la cual se conjugan múltiples factores que afectan diversos aspectos de la vida de una persona. Por esa razón, no sólo es importante prestar atención a las cuestiones relacionadas con el colesterol y sus efectos, sino también con las complicaciones producidas en las articulaciones.

En este ámbito, las rodillas, los tobillos y los pies suelen ser los más perjudicados, dado que deben soportar todo el peso del cuerpo. De acuerdo con una investigación realizada por un equipo de especialistas del Colegio Americano de Cirujanos del Pie y el Tobillo (ACFAS, según sus siglas en inglés), "el exceso de peso y estrés localizado en los pies puede producir cambios estructurales en estas extremidades provocando severas molestias y complicaciones".

Un aspecto importante a tener en cuenta es la edad. Siguiendo la línea del doctor Darryl Haycock, médico traumatólogo integrante de la mencionada institución, las extremidades terminan de desarrollarse entre los 14 y los 15 años, en el caso de las niñas, y entre los 15 y los 17, en los varones. Por esa razón, evitar el sobrepeso durante la adolescencia parece ser la respuesta para no tener problemas luego.

"Durante esos años tanto los pies como los tobillos, por ejemplo, son fácilmente moldeables. De manera que cuando hay sobrepeso, se genera un daño a largo plazo que puede modificar la estructura", señaló el especialista.

"La relación entre el sobrepeso y la molestia o el mal funcionamiento de las articulaciones es directa. Si pensamos en una persona que no presenta ninguna condición específica, como la artrosis, lo esperable es que con el paso de los años, las articulaciones se vayan deteriorando como consecuencia de haber cargado el peso del cuerpo toda la vida. Ahora, sí ese peso es desmedido, por supuesto que este proceso se acelera y acentúa. Eso pasa en todas las personas, aunque aquellos que tienen alguna patología, son los más perjudicados", explicó a el doctor Luis Pintos, médico traumatólogo y deportólogo, director del Posgrado en Medicina del Deporte de la Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador (USAL).

En cuanto a las edades, el doctor Pintos indicó: "Al igual que los adultos, los más jóvenes sufren el deterioro esperable o 'normal'. Sin embargo, el problema radica en que hasta los 18 años el cartílago de crecimiento se está terminando de formar, con los cual cualquier sobrecarga de peso que pudiera existir genera aun más trastornos en las articulaciones. Por otro lado, aquellos niños que realizan deportes o actividades físicas en superficies duras como por ejemplo el patio del colegio, reciben, además del impacto 'de arriba hacia abajo' que generan los kilos, uno muy significativo 'de abajo hacia arriba' pues el piso ofrece mucha resistencia y las articulaciones se resienten. En estos casos, si además hay sobrepeso, hay más posibilidades de que se deteriore el cartílago de crecimiento y de padecer artrosis a futuro".

Con respecto al parámetro, los especialistas destacan que un exceso de entre seis y diez kilos ya es suficiente para que el arco del pie deje de ser pronunciado y los ligamentos de los tobillos y talones comiencen a desgastarse.

Si bien hace algunos años esta era una típica lesión de los jóvenes deportistas, actualmente es muy frecuente que aquellos que presentan sobrepeso también la padezcan.

"En algunos casos resulta difícil determinar dónde está la causa del problema, porque puede ser que un chico sea gordito como consecuencia de molestias en las extremidades que le impiden realizar actividades físicas, pero también es posible que, exactamente a la inversa, los inconvenientes comiencen como consecuencia de un sobrepeso no tratado a tiempo. Constituyendo una versión más de la clásica historia del huevo y la gallina, mientras algunos niños traen consigo problemas congénitos de desarrollo de las extremidades que favorecen a desarrollar el sedentarismo, en otros éstas se ven profundamente afectadas por la obesidad", destacó el doctor Haycock.

Con el objetivo de evitar los daños a largo plazo, los especialistas destacan la importancia de detectar el problema a tiempo y atacarlo, por ejemplo, con dietas y planes alimentarios que, controlados por un profesional, puedan contribuir a la pérdida de los kilos de más.

Si con eso no fuera suficiente, a través de la ortopedia y la traumatología, tanto los adultos como los niños pueden corregir, mediante la utilización de zapatos especiales y la realización de ejercicios, las malformaciones. Finalmente, siempre existe la posibilidad de llevar adelante una cirugía correctiva, en caso que fuera necesaria.

Número de matrícula del especialista consultado
- Doctor Luis Pintos: M.N. 36.320

Para mayor información:

- Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología (AAOT): http://www.aaot.org.ar  

- American College of Foot and Ankle Surgeons (ACFAS): http://www.acfas.org  

- Sitio Web del especialista consultado: http://www.drluispintos.com.ar

Fuente: PRO-SALUD News

 


Prevención

OSEN